Poema a tres voces

Hace pocos días, al fin, pudimos tener entre nuestras manos y disfrutar del Poema a tres voces de Minase. Renga  (Ed. Sexto Piso), de Sôgui/ Shôhaku/ Sôchô, con esclarecedora traducción y posfacio de Ariel Stilerman.

“ . . . En el siglo XV, en el ocaso de un día de primavera, tres grandes poetas se reunieron en el santuario de Minase para celebrar una de las más bellas y viejas ceremonias de las que el mundo tiene memoria: la escritura de un poema colectivo que, con los años, se convertiría en una de las mayores obras literarias de la historia del Extremo Oriente. Y que hoy, por primera vez, es traducida a nuestra lengua”.

Siguen algunos enlaces, recomendados, de versos de los tres mencionados autores japoneses.

 

(Estrofa 1 Sogi)

La cima está aún nevada

la base de la montaña se cubre de niebla

al anochecer.

 

(Estrofa 2 Shohaku)

El agua corre a lo lejos

por un pueblo fragante de ciruelos.

 

(Estrofa 3 Socho)

En el viento sobre el río

un grupo de sauces:

la primavera dejándose ver.

 

Poema a tres voces dd Minase. Renga

 

Una de monstruos

Creí haber despertado de la horrible pesadilla de monstruos perseguidores, pero siguen acompañándome hoy.

Siguen, “Dirty Paws” x Nanna Bryndís (d Of Monsters and Man), y versos de Soren Ulrik Thomsen ( Kalundborg. Dinamarca, 1956).

Dedicado a todo lo que lleva mucho tiempo en la lluvia

en el calor en la sombra en el viento en el mundo;

a todo lo que está amarrado a la vida

mientras el sol quema su silueta empañada.

Y a todo lo que debe volar de gota en gota

por la cal de la paredes y la gas abollada de la bajante

para aparecer primero como óxido, luego como polvo –

no es casual que se nombre el aumento negativo,

el cardenillo, la corrosión y el recubrimiento,

pues eso está dedicado a todo lo que no tiene casa

y busca vivienda en matorrales de la red eléctrica,

a la orina, a un dibujo hecho sin pensar.

No dedicado al esqueleto del bacalao,

blanco en el plato blanco,

sino a las fibras del pez que está pudriéndose

entre un diente de oro y uno de plata;

la sangre que se escapa de la cera del hilo dental

y reluce en el espejo ante tu cara.

Tu cara no se puede ver en un espejo,

sólo en otra cara.

                                               Soren Ulrik Thomsen.

Soren Ulrik Thomsen.2

 

(De  Revertido, 1991.  Trad- Daniel Sancosmed).

 

Como diáfano amanecer

Volver a escuchar a la clarinetista Sabine Meyer sosiega el alma como diáfano amanecer de canto de ballenas.

 

Siguen, “Lullaby from the Grat Mother” x Paul Winter Consort, d Sabine Meyer – Mozart Concierto para clarinete – Prokofiev Sinfonía nº 5, y versos de Pia Tafdrup (Copenhague, 1952).

LAS BALLENAS DE PARIS

No creo que sea a París a quien cantan las ballenas de los grandes océanos,

pero la ciudad está preciosa esta mañana, cuando me despierto

tras haber soñado con ballenas juguetonas que pesan toneladas.

Por todas partes nadaban los gigantes animales,

mi única salvación en el mar agitado

era agarrarme a sus colas, que eran tan resbaladizas

que mis manos resbalaban cuando las ballenas giraban

o las movían con fuerza, lanzándome muy lejos,

pero cada vez que volvía a ellas, me volvía a agarrar

y de ese modo me mantenía con vida toda la noche. . .

En la pared de enfrente veo ahora que es una mañana luminosa,

el saludo de los pájaros sugiere lo mismo,

las ballenas están lejos, una mujer va de ventana en ventana,

sube las persiana y entorna las ventanas, -esto lo incluyo en mi protocolo onírico.

El sol entra en la cocina de la mujer, que camina reuniendo montones de ropa.

Cada día nos inventamos nuestra vida;

una combinación hasta ahora nueva de lo conocido y de lo desconocido

quizá surja hoy – depende de lo que se nos ocurra, lo que nos ocurra,

nos abraza con una mirada llena de memoria cuando buscamos una entrada a algo

que es libertad para el alma –

y no tolerará más límite que el cielo abierto.

                                                               Pia Tafdrup.

Pia Tafdruo.2

 

(De Las ballenas de París, 2002.  Trad- Daniel Sancosmed).

 

Belleza natural

Mientras analizaba con lupa el retoque fotográfico de la jovencísima modelo de cosmética, concluyó que, la sofisticación pretendida con el arreglo técnico, había conseguido opacar la belleza natural de la joven.

Siguen, versión de “Tenderly” x  George Benson, y versos de Morten Sondergaard (Copenahe. Dinamarca, 1964).

QUERIDA MISS UNIVERSO

Con los años me vuelvo más inseguro. Hace tiempo que el cinismo y la ironía se han convertido en duda y un largo y doloroso silencio al teléfono. Los libros se encienden como lámparas en paredes calentadas por la noche, crecen nuevas palabras de las viejas, una especie de clavo ardiendo el día en que todo pasa. En la noche sobreexpuesta te insinúas y te dejas fotografiar desde todos lo ángulos imaginables. Enhorabuena por el triunfo, querida Miss Universo, ha sido totalmente merecido. Pero perdona que te lo diga: los poemas que escribes en la bañera, con tus pechos de niña y tu vello púbico depilado, son mucho más perversos que los míos, pues tú de verdad crees que la belleza está en el interior.

                                                                              Morten Sondergaard.

Morten Sondergaard.

 

(De Vinci, después, 2002.  Trad- Daniel Sancosmed).

 

Esta mañana, sin embargo. . .

Esta mañana, la gente con la que suelo coincidir en mi repetitivo cotidiano trayecto, sin embargo, era diferente.

Siguen, “The Calling” x Méav Ní Mhaolchatha, y versos de Martin Glaz Serup (Copenhague. Dinamarca, 1978).

13

Esta mañana fue tan escalofriante

 los cristales del coche estaban blancos por la helada

la helada no se iba a ir, así que me puse a conducir

como en una pesadilla, con la cabeza por la ventanilla

los demás pitaban, los demás daban las luces

Hay más experiencias en el coche: el hielo

no poder parar, resbalar, más, saltarse semáforos,

con el freno a tope

Otra experiencia: la nieve

y el limpiaparabrisas que no funciona, el parabrisas

una masa gris

opaca, en la autopista y detrás los niños sentados

Y aún más: la puerta que no cierra bien

ha pasado muchas veces, las puertas, en la autopista,

las autopistas, los niños

El tráfico es irreal, a menudo

he estado a punto de morir o matar en él

y por suerte no ha pasado

Estoy en el tercer piso de la gran casa roja mirando afuera

es tarde, los niños duermen, fuera se hace la oscuridad

Cuando uno menos se lo espera

Charles Reznikoff hace una lectura en San Francisco en 1974

la luz se apaga

Y de nuevo cuando uno menos se lo espera, dice

la luz se enciende

de nuevo

                               Martin Glaz Serup.

Martin Glaz Serup.

 

 

(De Noches Romanas, 2013.  Trad- Daniel Sancosmed).

 

Somos metáforas

Sorpresivamente, después de tanto tiempo, hoy, recibí tu sosegada llamada, confesándome perdurable amor.

Siguen, “Inseparable” x Simone Kopmajer, y versos de Inger Christensen (Vejle, 1935-Copenhage, 2009).

ESCENA

extensiones

2

Juntar los detalles evidentes en un dios de esperma

esmaltar las palabras desahuciadas con secreciones

caminar en los cuerpos azules opalescentes

como la ciudad que va por la sangre

como la sangre que va por la ciudad

en el gozo

los sentidos

el metabolismo

sentir que un brazo es una calle / stop / que una cabeza es una plaza en un suburbio / stop / que el pecho es un adosado en Brooklyn / stop / el estómago es una fábrica de Yokohama / stop / las tripas un árbol / stop / de un patio de Frankfurt / stop / acto sexual / stop / un Concorde que aterriza en Tivoli / stop / enviar este mensaje / stop / por ti / stop / llenar esta eterna exigua ciudad / stop / con una falta de explicación / stop / por ti / stop / por ti por ti somos todos metáforas los unos de los otros.

                                                               Inger Christensen.

Inger Christensen.2

 

(De  Eso, 1969.  Trad- Daniel Sancosmed).

 

Continúo el proceso

Presiento a la prima primavera y me afloran ideas, convertidas en palabras, que salen de mi boca a mogollón, con las que hago letras de graciosas canciones a montones.

Siguen, “Sopa de almendras” x Ana Laan, y versos de Ursula Andkjaer Olsen (Copenhague, 1970).

Espalda: el cuerpo libre

Cojo el cuerpo libre

y lo pongo en la base en posición de meditación de espaldas. Luego corto un hueco en la espalda del cuerpo. Le alzo el brazo hacia arriba y hacia delante.

Pongo una segunda versión más pequeña del cuerpo dentro del hueco. El segundo cuerpo libre también está de espaldas. Alzo los brazos al segundo cuerpo libre hacia arriba y hacia delante y le doto de un avanzado sistema de cuerdas en las manos. Las cuerdas están unidas al tronco y al sistema sensorial del primer cuerpo por las vías nerviosas. Luego corto un hueco en la espalda del segundo cuerpo libre.

Pongo una tercera y aún menor versión del cuerpo dentro del segundo hueco. El tercer cuerpo libre también está de espaldas. Alzo sus brazos hacia arriba y hacia delante y le doto de un avanzado sistema de cuerdas en las manos. Las cuerdas están unidas al tronco y al sistema sensorial del segundo cuerpo por las vías nerviosas. Luego corto un hueco en la espalda del tercer cuerpo libre.

Continúo el proceso hasta el infinito. La caída del cuerpo libre hacia dentro de sí mismo no tiene fin.

                                                               Ursula Andkjaer Olsen.

Ursula Andkjaer Olsen.

 

 

(De Me engalano, 2013.  Trad- Daniel Sancosmed).